jueves

ESTAR EN LA LUNA

Sí que será verdad si digo que pienso mucho, porque siempre encuentra uno mucho en que pensar -todo se piensa todo el rato-, y porque no encuentro nada mejor que hacer estos días. Claro que eso no significa ni mucho menos que piense bien, y que no me pierda en las trampas  que yo misma me voy colocando, deduciendo un error que pasa sucesivamente inadvertido en el discurso de las palabras impresas en mi frente. Quizás para pensar de la manera correcta haya que haber leído mucho antes, deshilachando de poco a poco las estructuras de la lógica del pensamiento de otras mentes, de mayor rendimiento y al fin más eficaces. Igual en esa corrección de las ideas de otros no queda mucho más que el recreo y el placer de leerse entre líneas donde uno se reconoce, en lo que ya está escrito y así debe ser.
Eso no me impide andar luego con mis pensamientos que son los de la cigarra que se tumba al sol y se ensimisma en las propias posibilidades. Divaga de una a otra historieta, calculando las opciones de oficiar de hormiga en algún futuro más o menos cercano o de cualquier otro bicho viviente, y de cualquier modo dejándose hundir en el fango tibio del lenguaje lo mismo que el niño que se pasa las horas en el baño caliente jugando. O también como el curioso al que ya la vocación temprana lo llama a ir desmontando y montando los cachivaches que encuentra por casa, sólo por ver cómo funcionan, con un gozo amateur y heterodoxo y para mayor enojo paterno.

Así, nunca me imagino mis pensamientos como la ducha rápida del adulto que se va pronto a la oficina: práctica y sin dolor -y sin placer. Tienen que ser más bien como pequeñas maquinarias de aspecto decimonónico, con las tripas mecánicas para afuera, como presumiendo de todo su caos analógico y primitivo. Eppur si muove, unas veces más que otras. Como los animatronix de la "Guerra de las Galaxias" -éste enlace es cojonudo, por cierto-, malformaciones de "casi pero no", con un encanto que a día de hoy nos parece ficticio a propósito, me gustan mis pensamientos con el grano de antes de ser remasterizados. El pan integral de cada día, que todo el mundo conoce los beneficios de la fibra.
Me encuentro luego deliciosamente con ciertas ideas pervertidas, divertidas en su círculo vicioso del infierno del lenguaje, al llegar a lógicas absurdas y con ecos de retrúecano, que me permito aunque sean mentira porque me parecen bonitas. Porque son mentira.
Sin pretender concluir nada, me entretengo cinco minutos más en el sueño de los engranajes del pensamiento, lo mismo que hacía el tal "Mono gramático". Y de repente pienso en que también sería bonito que algún otro idiota más leído que yo idease un artilugio transcriptor del pensamiento en la forma exacta en que nos viene, pensando como hago ahora en que el traslado tipográfico hace al escritor cobarde o olvidadizo al apilar las ideas como quien dobla la ropa, para que todo quede bien pulcro quién sabe por qué defecto consciente o inconsciente.

De nuevo en el café sin haber roto aún el día -ni el sol ni yo-, hoy los jornaleros no existen, o no me parecen tan dignos de literatura como la otra mañana, que tenía todo un encanto mundano. Me va asomando ladina a la línea de flotación mi madre, que me dice entretenida en tonterías, que me dice que no vivo "como se debe vivir". Y yo que pienso que seguro que tampoco pienso "como se debe pensar", me pregunto si una cosa tendrá que ver con la otra.


3 tiros de piedra:

K

Seguro que es sólo casualidad. O causalidad.

akeno

Hummm el pensamiento poco tiene que ver con la cantidad de libros de personas que se han dignado a pensar antes que uno... pues la historia del pensamiento humano esta salpicada de mentes sencillas, de personas anónimas carentes de un nivel cultural a la altura de las circunstancias que por algún motivo decidieron ser cigarras en vez de hormigas... pues si algo es cierto es que la capacidad de pensar no es algo que venga después, si no algo intrínseco de la persona tal vez mucho antes de que esta llegue a asomarse al mundo... no se puede ser Hormiga cuando uno ha nacido cigarra... el traje y la corbata... la seriedad, la monotonía, el sentido estipulado de la vida, las modas sociales, el gusto popular, el condicionamiento global, el limite entre lo que esta bien y lo que esta mal... son cosas que no atañen al pensamiento... formas de ver el mundo homologadas en secreto por algunas almas putrefactas que han decidido colocarse la corona de hormiga reina... pero eso a la cigarra no le atañe... por que iba a tener la necesidad de seguir las normas lógicas... por que tienen que tener lógica esas normas y por que su forma de pensar iba a ser menos lógica... somos unos Monty Pithons más riéndonos a carcajadas de “el sentido de la vida”.
El problema reside en que, por desgracia, la Cigarra no soporta la soledad... necesita mezclarse entre el bullicio de hormigas para sentirse acompañada... necesita bucear entre sus normas ridículas para eludir el frío, para comunicarse, para sentirse querida... pero lo que parece algo inocente y falto de riesgo alguno se torna peligroso para la cigarra, es hummm... como un viaje en avión en una zona de turbulencias constantes... La Cigarra se marea, se pierde y lo que empezó como un intento de comunicación se convierte en un laberinto angosto lleno de malos entendidos, de frustraciones y de descuidos. A veces creo que hay algún ente malévolo que se divierte jugando con las cigarras y las hormigas... dándoles a unas el anelo de ser las otras y viceversa... un juego que suscita envidias innecesarias... pero... “Así es la gracia de este Mundo” una “Ironía” que como la energía no desaparece... simplemente se muta y se transforma... pero sigue ahí detrás de cada cosa... como una broma pesada.
Lo único hermoso de todo esto... es que sin la Cigarra la hormiga seguiría siendo hormiga... y ahora puede jugar a ser cigarra... lo que quiero decir es que sin individuos que algún día se dedicaron a usar las neuronas para algo el ser humano no habría avanzado tanto... seguiríamos subidos a los Arboles..

Deja de martirizarte buscando un hueco entre los cuadrados de un cubo de Rubic repleto... por que no lo encontraras... somos la punta del Iceberg de esta sociedad... los que miramos por encima de la superficie del gélido océano... y se nos ha privado la oportunidad de bajar las aguas para vivir como uno mas... despojados del derecho a ser felices, a ignorar, a olvidar, a no pensar... a un paso de la locura, la neurosis y la mentira... unos muertos de hambre desgraciados hasta la medula... pero somo lo que somos y tenemos que aprender a vivir con ello... puede que no sea bonito puede que el hecho de vivir se nos plantee como algo duro y carente de sentido... puede que todo en realidad no tenga sentido... pero que coño ya estamos aquí y tenemos la opción de no pasar por este mundo sin dejar huella!

akeno

http://open.spotify.com/track/5F3cARcYqsT4DEUzbLWZyc

castígame con tu indiferencia.